Pura finura se la coge a cambio de un vestido y unas zapatillas